Levantamiento facial

Un lifting facial, o ritidectomía, es un procedimiento quirúrgico que mejora los signos visibles de envejecimiento en la cara y el cuello, como:

  • Relajación de la piel de la cara causando flacidez.
  • Profundización de las líneas de pliegue entre la nariz y la esquina de la boca.
  • Grasa que ha caído o ha desaparecido.
  • Se desarrollan papadas en las mejillas y mandíbula.
  • Piel suelta y exceso de grasa en el cuello que puede aparecer como un mentón doble o «cuello de pavo»

La pérdida de contornos juveniles en la cara puede deberse a una variedad de factores, entre los que se incluyen el adelgazamiento de la piel, la pérdida de grasa facial, la gravedad, el daño solar, el hábito de fumar, así como la herencia y el estrés. Otros procedimientos que podrían realizarse junto con un lifting facial, una cirugía de levantamiento de cejas y un lifting de ojos para rejuvenecer los ojos envejecidos. Se puede sugerir la transferencia de grasa o rellenos para reemplazar el volumen de grasa perdido. Se pueden ofrecer tratamientos para la piel como la IPL, la dermoabrasión, las exfoliaciones o el láser para mejorar la calidad y la textura de la piel.

Cara inferior

La «cara inferior» incluye todo lo que está debajo de las comisuras de la boca. Eso incluiría los pliegues nasolabiales (líneas de la risa) y la línea de la mandíbula. En muchos casos, un estiramiento facial inferior también aborda el área debajo de la barbilla y el cuello.